Tag Archives: Dormir de más

Dormir para recuperar energías, no para evadir el día.

flickr-Tambako-The-Jaguar

Submitted by Juan P Rodriguez

Existe una gran diferencia entre dormir por necesidad y dormir por otras razones.  Nuestros cuerpos regulan el acto de dormir así como también regulan los actos de respirar, comer y beber. El cuerpo los regula con un propósito en específico, poder mantenernos sanos y con vida. Sobrepasarnos de las necesidades que el cuerpo tenga para cualquiera de estos procesos significa que algo anda mal y por lo tanto debemos de analizarlo.

Acorde al “Division of Sleep Medicine at Harvard Medical School” existen 4 teorías que nos pueden ayudar a comprender la razón de porqué necesitamos dormir.

  • Teoría de la inactividad
    • Los organismos buscan la inactividad durante la noche en función de protegerse durante el momento del día en donde son más vulnerables
  • Teoría de conservación de la energía
    • Aun cuando tenemos recursos alimenticios a nuestra disposición como nunca antes en la historia humana, la naturaleza de todo ser viviente busca una efectiva utilización de los recursos energéticos. La idea es maximizar el beneficio en relación al costo de la utilización de esa energía
  • Teoría de restauración del cerebro
    • El cuerpo restáurese lo que haya sido perdido durante el día a través del acto de dormir. La evidencia apunta a que los mayores procesos de restauración del cuerpo como lo es el crecimiento de los músculos, síntesis de proteínas o las hormonas de crecimiento ocurren durante nuestro acto de dormir.
  • Teoría de plasticidad del cerebro
    • El cerebro se reestructura y reorganiza a través del sueño

Estas teorías proponen razones del porqué nuestros cuerpos necesitan dormir, no porqué desean dormir cuando ya no lo necesitan.

El deseo de dormir cuando ya no lo necesitamos puede ser relacionado a nuestro estado emocional. Un estado emocional fuerte buscará iniciar el día lo antes posible, un estado emocional débil buscara evitar el día y tratará de postergarlo a través de diferentes acciones (el botón de snooze en nuestro despertador). Si esto ocurre, debemos de analizar el motivo del porqué esto nos ocurre. Razones como depresión, aburrimiento, ansiedad, miedo, o falta de motivación pueden ser factores que nos estén causando el deseo de quedarnos en la cama.

Los efectos negativos de no resolver este problema los podemos ver desde varios puntos de vista. Por ejemplo, si contamos con menos tiempo despiertos durante el día, esto pudiéramos relacionarlo a contar con menos tiempo valioso para aprender, generar dinero, compartir con seres queridos, hacer crecer nuestros negocios, buscar nuestra salud, etc.

Perder el tiempo en la cama no nos hace bien. Debemos de buscar una solución que nos ayude a resolver este problema de la mejor manera y en el menor tiempo posible. Podemos buscar ayuda en libros de desarrollo personal, libros motivacionales, asesoramiento profesional o incluso, de ser necesario, asistencia médica.

Una persona llena de propósito y con metas muy claras anhela salir de la cama para iniciar su día. Esta persona sabe que el tiempo no espera a nadie y que “el que madruga Dios lo ayuda”. Para una persona verdaderamente motivada, el día no le alcanza.

Cuando creamos que no tenemos tiempo para lo que verdaderamente importa, busquemos este tiempo en lugares como la cama o más bien, fuera de ella.